El comportamiento de la economía en la política

El comportamiento de la economía en la política

El comportamiento económico y el comportamiento político, es un análisis de la vida política. La teoría económica y el hombre económico esta basada en la elección colectiva con analogías  a la economía de mercados. Aquel que participa en un mercado se guía por el interés económico, hipótesis concreta. La motivación del individuo, requiere de un estudio cuidadoso. La teoría económica no requiere del hombre económico, de ficción, motivado por su propio egoísmo en toda su acción, esto ha servido para trazar una caricatura de la actividad humana organizada. La teoría económica defiende que su relación sea económica no considera el interés por el intercambio.

El principio de Wicksteed de non-tuism, “El mercado sólo requiere que las personas se conciben como no teniendo un interés en los intereses de aquellos con los que intercambian. Este es el requisito de Wicksteed de no Tuismo. ”

La teoría económica no trata de explicar todos los comportamientos humanos relacionados con la economía, la teoría explica solo la relación aislada entre los individuos. Para los economistas, todo intercambio es económico. La hipótesis económica simplificada es que el individuo que representativo o medio cuando se enfrente a la elección en el intercambio elegirá mas en vez de menos.

Los autores buscan descubrir al lector la hipótesis de comportamiento para teoría de la elección colectiva. La relación económica como la política requiere de dos o más individuos. El mercado y el Estado son mecanismos de cooperación que lo organizan y lo hacen posible.  La acción política es semejante al mecanismo de funcionamiento de un mercado, unir fuerzas para conseguir objetivos comunes. Los mismos valores básicos motivan a los individuos en los dos casos.

Los politólogos no usan el enfoque único económico de la actividad colectiva, el individuo representativo trata de no maximizar su propia utilidad, busca el interés publico y bien común. Lo privado permite la búsqueda del interés ha sido tolerado, pero en lo publico ha sido condenado, sin investigar la hipótesis implícita de que aquel que cambia de aspecto privado a publico, debe cambiar sus mecanismo filosóficos y morales, en ese traslado de ámbito.

La explicación de la paradoja, es que el hombre se adapta y mimetiza con el grupo mejor organizado en el que esta, incluido el político. La actividad colectiva no se concibe en dimensión económica, así que el análisis y comportamiento del individuo en términos económicos, es descuidado. Históricamente la teoría de la democracia y los filósofos del siglo XVIII no entendían estos órdenes de la vida separados.

Los países de Occidente fueron creciendo y comenzaron a utilizar el proceso político democrático durante el siglo XIX para la consecución de objetivos particulares tales como la imposición de aranceles y la organización de mercados privados, esto demuestra que pueden obtenerse beneficios a través de la acción política.

Los filósofos escolásticos consideraron al mercader y al marchante, como muchos intelectuales modernos hoy consideran a los grupos de presión políticos.

Existe una hipótesis entre los politólogos actuales: el individuo trata de maximizar su poder sobre otros individuos. La teoría de la maximización del poder es a lo que no quiere conducir este ensayo, ya que si el hombre es un maximizador de la utilidad en la actividad política o de mercado, no quiere decir que el individuo incrementa su propia utilidad a expensas de otros individuos.

El ejemplo más práctico de esta hipótesis es el sistema constitucional americano, intenta limitar el poder de las mayorías como el de las minorías, el peligro de las facciones. (Teoría de Madison).

Existen dos enfoques uno opuesto al otro, la clase social en la que se encuentra el individuo es prioritaria, y este debe perseguir el interés de la clase o grupo social al que pertenece incluso cuando sea contrario a su propio interés económico. Los autores aclaran en el texto la interpretación de Beard y su interpretación de la constitución americana, para evitar interpretaciones erróneas de su obra.

Existe un argumento ético-económico por el que se deduce que el individuo debe sufrir algún esfuerzo para restringir sus pasiones, para que actué siempre con principios éticos y morales, para evitar desviación en la búsqueda del interés privado. Este esfuerzo como todo es económico. La defensa esencial de este hipótesis debe ser empírica y si a traves del empleo de esta hipótesis somos capaces de desarrollar hipótesis sobre la elección colectiva que ayuden a la explicación de las instituciones observables, no se necesita nada mas..

A través del uso de la hipótesis de la maximización de la utilidad podremos hacer modelos lógicos de los procesos de toma de decisiones. Esto es todo lo que se necesita para desarrollar una teoría praxeológica de la elección política internamente consistente y a través del empleo de esta teoría poder ser capaces de explicar el proceso de toma de decisiones.

Las normas para el comportamiento, han sido a menudo sustituidas por hipótesis contrastables sobre el comportamiento.

 

banner pie blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>